Inicio

Las familias españolas reducen su deuda en vivienda

9 julio 2016 Actualidad Vivienda Entidades Financieras


Las familias españolas reducen su deuda en vivienda llegando a alcanzar los  54 millones de euros menos al día.

Según los datos del Banco de España, a cierre de mayo, la deuda viva de los hogares ligada al mercado inmobiliario se situó en 552.604 millones de euros, lo que significa que deben al sector financiero más de medio billón de euros. Esta deuda se refiere a hipotecas, créditos personales y líneas de crédito para la adquisición de una casa.

La cifra ha bajado más de 8.000 millones en lo que llevamos de año, ya que en diciembre todavía estaba por encima de los 560.000 millones de euros.

Los datos del sector financiero dejan entrever una amortización de 8.192 millones en los primeros cinco meses del ejercicio, lo que supone en la práctica una reducción diaria de unos 54 millones de euros. En términos interanuales, la caída se sitúa en el 3,7%, lo que se traduce en unos 23.000 millones de euros.

Si comparamos las cifras actuales con los máximos históricos, la caída es muy superior. Entre mayo y julio de 2010 el endeudamiento de los españoles llegó a superar los 680.000 millones de euros, lo que significa que en solo seis años el esfuerzo de desapalancamiento ronda los 130.000 millones de euros.

Tras este descenso, la deuda ligada a la vivienda de las familias se sitúa en mínimos desde septiembre de 2006 (aquel fue el último mes en el que se quedó por debajo de 550.000 millones de euros), mientras que sigue representando la mayor parte del endeudamiento total de las familias: 77 de cada 100 que deben a los bancos están relacionados con su casa.

MENOS HIPOTECAS Y AMORTIZACIONES MÁS RÁPIDAS

Las familias españolas reducen su deuda en viviendaEntre las razones que explican el rápido endeudamiento de los hogares se encuentran, por un lado, que actualmente se están concediendo muchas menos hipotecas que en el pasado (del total de préstamos para adquirir una vivienda, los hipotecarios suponen la inmensa mayoría).

En abril, el último dato disponible del INE, se concedieron algo más de 23.600 préstamos hipotecarios, un 24,6% más que un año antes pero muchos menos que en pleno boom.

Hasta principios de 2009, de hecho, lo habitual eran más de 50.000 hipotecas mensuales, aunque entre 2005 y 2007 hubo varios meses en los que se firmaron más de 100.000 préstamos para la adquisición de viviendas.

A esto se suma que muchas de las hipotecas que se prestaron en la época del boom empiezan a amortizarse más rápidamente, debido a la fórmula de amortización.

Dicha fórmula consiste en pagar muchos intereses en los primeros años de vida del préstamo para ir reduciéndolos poco a poco. Así, y mientras al comienzo apenas se amortiza capital, en los años posteriores la amortización se acelera y la deuda baja con claridad.

Juan Villén, responsable de idealista hipotecas, explica ante esta situación que “los bancos siguen entre la espada y la pared. Por un lado, tienen la necesidad de conceder más hipotecas para compensar las amortizaciones que se van produciendo –y que se aceleran mensualmente debido a los bajos tipos y a la estructura de pago creciente de capital de los préstamos concedidos durante la burbuja– pero, por otro lado, tienen las limitaciones de riesgo que hacen que denieguen solicitudes de perfiles más bajos, para no caer en los errores de antaño“.

linea