Inicio
inquilinos

Seis motivos por los que no encuentras inquilinos

11 noviembre 2018 Actualidad Blog Alquiler y Venta


 

Alquilar un piso o una habitación no siempre es fácil, ¿en que estás fallando? Hoy te damos seis motivos por los que seguramente no encuentras inquilinos para tu vivienda o habitación en alquiler

Antes de poner sus viviendas en alquiler, la mayor preocupación que tenía el 34% de los propietarios era no encontrar inquilinos. Una duda que desde Uniplaces.es, servicio de reserva de alojamiento para estudiantes, “muestra cómo a pesar de los buenos datos del mercado del alquiler, que auguran un año de elevada rentabilidad, existen propietarios que pueden tener dificultades para alquilar sus alojamientos“.

Uniplaces.es, ha elaborado una encuesta que revela que un 29% de los propietarios que tiene su casa en alquiler, se han visto obligados a rebajar el precio para encontrar inquilinos. Pero, aunque el coste de la vivienda es la principal razón por la que se descarta un alojamiento, no es el único motivo.

Hoy te contamos seis razones que llevan a los futuros inquilinos a descartar un alojamiento

1. El precio no se ajusta al presupuesto

Según los datos Uniplaces.es, el 65% de las habitaciones que se alquilan en España se anuncian a un precio superior al que demandan los inquilinos.

Así, el precio medio de alquiler de una habitación en nuestro país se sitúa en los 415 euros, mientras que el precio medio más demandado por los jóvenes que buscan habitaciones en alquiler son 396 euros, una cifra que sólo representa el 35% de los alojamientos que se anuncian.

Este desajuste, que se da sobre todo en el centro de las ciudades, lleva a muchos inquilinos a buscar viviendas en zonas más alejadas y, a unos cuantos propietarios, a no encontrar inquilinos dispuestos a pagar ese sobreprecio.

2. Excesivos requisitos

La elevada demanda de alojamientos en alquiler en las grandes ciudades ha llevado a muchos propietarios a solicitar infinidad de documentos y requisitos a sus inquilinos. Hace unos años, lo más habitual era solicitar una fianza de un mes y una nómina.

Pero, ahora, se solicitan fianzas de varios meses más el pago del mes en curso y honorarios de agencias; dos o más nóminas, movimientos bancarios, avales o incluso vida laboral.

Los propietarios están en su derecho de solicitar toda la información que consideren relevante para alquilar su vivienda, pero muchos inquilinos rechazan ofrecer tanta información personal al considerarla intrusiva de su intimidad.

 

inquilinos

 

3. Demasiadas normas

Normalmente los contratos de alquiler reflejan el inventario de la vivienda y algunas normas básicas para los inquilinos, como no taladrar en zonas con azulejos.

Sin embargo, existen otras normas que limita las opciones de encontrar buenos inquilinos como la de ‘no tener animales’ o ‘prohibido fumar’.

4. Porque son inhabitables

El incremento en la demanda del alquiler en determinadas zonas ha llevado a muchos a llamar a cualquier espacio, una vivienda. Autocaravanas, furgonetas, garajes reconvertidos, minipisos… se han llegado a alquilar con el falso reclamo de ‘alojamiento’.

Para que una vivienda sea demandada, debe cumplir unos mínimos de habitabilidad como estancias separadas, entrada de luz natural, agua corriente y luz, etc. Si nuestra “vivienda” no cumple estos requisitos, es bastante probable que no encontremos inquilinos.

5. Por estar en un barrio con poca demanda

Los barrios de moda cambian cada pocos meses en las grandes ciudades. La gentrificación se ha convertido así en un aliado de muchos propietarios que con la elevada demanda aumentan sus posibles inquilinos.

Sin embargo, esto conlleva que decaiga el interés en otros barrios. Por ello, si tu vivienda no se encuentra en una zona de moda lo mejor es atraer posibles inquilinos destacando otras ventajas como sus conexiones con transporte público.

6. Porque no has anunciado tu vivienda de manera correcta

Si has detectado poco interés en tu alojamiento puede deberse a que el anuncio que has puesto no refleje los puntos fuertes de tu alojamiento. Revisa las imágenes, el texto y la forma de contacto para hacerlo todo más atractivo.