Inicio

Diferentes formas en las que puede tributar una vivienda en la Declaración de la Renta 2015

4 mayo 2016 Actualidad Blog Noticias


Hasta el 30 de junio, los contribuyentes debemos presentar la declaración de la renta del ejercicio fiscal correspondiente al 2015, en ella, además de otros parámetros, debemos incluir las viviendas que estén a nuestro nombre, independientemente de que generen rentas.

Es importante saber que la tributación de los inmuebles varía en función de si se trata de la vivienda habitual, si está alquilada o es la segunda vivienda.

Respecto a la Vivienda Habitual, aunque no genera rentas, hay que incluirla en tu declaración de la renta y decir cuál tu porcentaje de titularidad. Si la has comprado antes del 1 de enero de 2013, podrás deducirte un 15% de las aportaciones realizadas al pago de la hipoteca hasta un máximo de 9.040 euros, tope que también se aplica cuando la declaración es conjunta y que permite al hipotecado recuperar hasta 1.356 euros.

Además, también debes buscar si puedes aplicarte alguna deducción por reformas en tu vivienda habitual. También es recomendable mirar las deducciones que puede ofrecer tu comunidad autónoma en materia de inversión en vivienda habitual.

En el caso de las Viviendas Alquiladas, generan rendimientos del capital inmobiliario y tributan en la base general por la diferencia entre los ingresos y los gastos deducibles. Si se arrienda un inmueble destinado a vivienda, al rendimiento neto se le aplicará una reducción del 60%.

Si además tienes una vivienda donde no resides de forma habitual ni tampoco general rendimientos del capital inmobilario, debes incluirla en la base general por el importe que resulte al aplicar sobre el valor catastral el 2%.

En el caso de la segunda vivienda la imputación se realizará en proporción al número de días que el inmueble no haya estado alquilado.

No debemos olvidarnos también a la hora de hacer la Declaración de la Renta, si vendiste tu vivienda durante el año 2015

En este caso tendrás que pagar impuestos por tu ganancia o pérdida patrimonial. Estos datos se incluyen en la base del ahorro de la declaración de al renta y sus tipos son inferiores a los de la general.

La ganancia se calcula restando al precio de la compra el de la venta y los gastos asociados a ambas operaciones.

Desde el pasado 1 de enero de 2015 y a raíz de la reforma fiscal, ya no se aplican los coeficientes de actualización al precio de compra, ni a los gastos asociados a la misma.

Este hecho, junto con la limitación de los coeficientes de abatimiento que se aplicaban a las viviendas adquiridas antes de 1994, ha hecho que aumenten los impuestos a pagar por vender inmuebles.

Sin embargo existen casos en los que la venta del piso puede estar exenta total o parcialmente de impuestos:

  • El primero, en el caso de comprar otra vivienda habitual: Cuando se reinvierte el importe en la compra de una nueva vivienda habitual cumpliendo ciertos plazos y siendo menor de 65 años.
  • En segundo lugar, si eres mayor de 65 años estás exento de pagar impuestos.
  • Y por último, si se compró el piso antes de 1994 se pueden aplicar los coeficientes de abatimiento, pudiendo estar parte de la ganancia exenta (hasta 400.000 euros de precio de venta).

Para más información puedes consultar el Manual Práctico de la Renta 2015  AQUÍ o en la web de la Agencia Tributaria.

linea