Inicio
La inversión inmobiliaria en España se reduce ligeramente

La inversión inmobiliaria en España se reduce ligeramente

29 noviembre 2016 Actualidad Empresas Economia


Cushman & Wakefield ha elaborado un informe sobre Mercado de Inversión en España durante los tres primeros trimestres de 2016

De este informe se desprende que la inversión inmobiliaria en España se ha reducido ligeramente en comparación con el año récord de 2015, aunque el mercado sigue siendo muy activo con una fuerte demanda, tanto de inversores nacionales como internacionales.

En los primeros nueve meses del año, los volúmenes de inversión se han situado en aprox. 5.500 MM Euros, un 25% por debajo del mismo periodo de 2015, pero en la misma línea que en el T1-T3 de 2014.

Estos volúmenes de inversión no incluyen la cartera de oficinas transferida del Banco Santander, BBVA y Banco Popular a Metrovacesa, por valor de 1000 MM Euros.

Por otro lado, el volumen medio de las operaciones se ha reducido considerablemente, situándose en aproximadamente 40 MM Euros, frente a los 55 MM Euros en 2015 y el promedio de 50 MM Euros en la última década. El aumento de la actividad de los inversores privados en el mercado explica en parte esta tendencia.

El informe concluye también que en 2016, el volumen de inversión de los inversores nacionales es considerablemente menor que el año pasado (el 43% frente al 57% en 2015).

Esto se debe principalmente a la actual estrategia de consolidación de la mayoría de las SOCIMI, que han reducido la actividad de inversión y ahora están más centradas en la gestión de sus carteras.

Después de una fuerte bajada de las rentabilidades en el año 2015, la tendencia se ha mantenido a lo largo de este año, aunque con menor intensidad. Los activos de retail han sido los que mayor compresión de rentabilidades han registrado, encabezados por los locales comerciales prime.

La actividad de inversión se ha centrado en gran medida en el sector retail, que supone el 44% del volumen total de la inversión. El sector de oficinas ha tenido una participación más baja, de sólo el 25% y por debajo de la media de los últimos 10 años, que era del 30%.